Plus Ultra, Iberia y Air Europa dejan en tierra a cientos de viajeros con billete a Caracas #Viajes #PlusUltra #Rescate #Viajes #Restricciones #Cancelaciones #Vuelos #Aeropuertos #Aerolineas #Fiscalia #Leyes #Justicia #Corrupción #Pandemia #Aviones #Iberia #AirEuropa #Billetes #Pasajes #Pasajeros #Autorizaciones #Gregoriff #UnaAlternativa1

Las compañías cancelan todos los vuelos con Venezuela por la prohibición del Gobierno de Maduro sin compensar a la mayor parte de los afectados

Plus Ultra, Iberia y Air Europa han dejado en tierra a más de 1.500 pasajeros por la cancelación de una veintena de vuelos entre Madrid y Caracas desde el pasado mes de julio, después de que las autoridades venezolanas advirtieron a las aerolíneas de que la ruta entre ambas capitales no estaba autorizada, ya que España no figura en la lista de países seguros con los que Venezuela tiene abierta una conexión debido a la pandemia del coronavirus. 

Aunque ninguna de las compañías ha querido ofrecer datos sobre el número de afectados, la línea con más incidencias es Plus Ultra, con cerca de 800 pasajeros que no han podido viajar por la cancelación de nueve vuelos. A diferencia de Iberia y Air Europa, esta aerolínea ha operado “con normalidad” otros 56 vuelos con Caracas, informaron fuentes de la compañía, siendo la compañia que ha proporcionado enlaces directos entre Madrid y la capital Venezolana desde el pasado 25 de Marzo, fecha en la que el Gobierno de Nicolás Maduro suspendió los vuelos regulares con España por la pandemia.

Los vuelos de Plus Ultra se vendían bajo la etiqueta de “vuelos especiales” o “de repatriación” para eludir la prohibición de las autoridades venezolanas, aunque la compañía defiende que todos ellos se realizaron “con todos los permisos en orden y respetando todos los protocolos y normas de bioseguridad establecidos por las autoridades competentes”.

Las conexiones se vieron completamente interrumpidas desde que el pasado 30 de julio el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) del país sudamericano anunciara oficialmente el inicio de una investigación contra Plus Ultra que puede derivar en sanciones por la venta indebida de billetes para volar entre Madrid y Caracas, una ruta actualmente no autorizada por el gobierno de Maduro.

“A fin de garantizar la correcta prestación del servicio público de transporte aéreo, se informa al público en general que la comercialización de boletos por parte del explotador aéreo Plus Ultra Líneas Aéreas, en rutas no autorizadas por las autoridades de Venezuela, es contraria a la normativa aeronáutica”, recogía el comunicado del INAC.

Además, esa venta “vulnera las restricciones establecidas por el Ejecutivo Nacional sobre el espacio aéreo a los fines de mitigar los efectos de la pandemia”, y “puede generar responsabilidades administrativas, civiles y penales, tanto para el explotador aéreo como para las agencias de viajes que incurran en dichas prácticas”, añadía el organismo público. El Gobierno venezolano recordaba que las únicas rutas aéreas autorizadas por el momento son las que unen Venezuela con Turquía, Rusia, México, Panamá, República Dominicana y Bolivia.

Las compañías están pendientes de que las autoridades venezolanas decidan si se reanuda el tráfico aéreo entre Venezuela y España, que está cerrado hasta el día 18 de agosto, a la espera de una revisión de la situación sanitaria para extender o no dicha limitación. Plus Ultra va a aguardar esa decisión y, en caso positivo, programará un vuelo para el 21 de agosto con Caracas.

Reclamaciones de los afectados.

Varios de los afectados han mostrado su malestar a través de las redes sociales y, en el caso de los de Plus Ultra, se han manifestado frente a las oficinas de atención al cliente que tiene la empresa en el aeropuerto de Madrid-Barajas coincidiendo con los días en los que había vuelos programados. Pero ni volaron ni pudieron reclamar in situ, ya que las oficinas estaban cerradas. El problema se agrava para los que proceden de la emigración a otros países europeos como Francia, Italia y Portugal, que se han tenido que desplazar a Madrid para intentar coger los vuelos a Caracas.

Desde la aerolínea, que ha recibido un rescate público por valor de 53 millones de euros, se asegura que se ha ofrecido a todos los pasajeros afectados las siguientes posibilidades: solicitar el bono de crédito por el valor del cupón a utilizar con un 10% adicional y una maleta gratis como cortesía; reubicarlos en los vuelos a partir del 18 de agosto según disponibilidad o el reembolso del billete pendiente de utilizar (sólo ida o ida y vuelta, según el caso).

La compañía se defiende de las críticas y asegura que nunca han vendido billetes sabiendo que los vuelos no estaban autorizados. “Los vuelos se sacan a la venta con semanas e incluso meses de antelación basándose en la experiencia de que durante toda la pandemia estos vuelos han sido siempre autorizados. Las condiciones cambiantes de la evolución de la pandemia han provocado cambios repentinos en los permisos especiales para volar que están afectando a numerosas rutas y aerolíneas por todo el mundo. Plus Ultra también se ha visto afectada por estos cambios. El empeoramiento en Venezuela de la variante delta ha hecho que de forma imprevisible el gobierno de Venezuela haya decidido no autorizar por primera vez estos nueve vuelos”, indican fuentes de Plus Ultra.

Iberia y Air Europa también han vendido billetes entre Madrid y Caracas a través de sus webs y por agencias. Iberia tiene programado un vuelo por semana entre ambas ciudades, pero nunca ha llegado a operar el trayecto, y ha ido reprogramándolo a la espera de la autorización de Venezuela. Air Europa ha programado también hasta dos vuelos por semana, cancelándolos a última hora, los dos últimos el pasado 4 de agosto y este martes día 10. En ambos casos, algunos afectados se quejan de que no se les permita viajar a Santo Domingo, donde vuelan ambas aerolíneas, para volar desde allí a Caracas con otra compañía, ya que la República Dominicana sí está en la lista de países seguros.

Fuentes de Iberia señalan que a todos los afectados se les ofrece un bono canjeable o el reembolso, y que también se atenderán las peticiones de cambio para Santo Domingo, pero siempre que haya disponibilidad de plazas.

 Por su parte, Air Europa mantiene una opacidad total, sin dar respuesta a los viajeros ni ninguna información sobre sus planes en Venezuela. Este diario ha intentado sin éxito contactar con la portavoz de la compañía en varias ocasiones.

Problemas con la Fiscalia y 53 millones  del rescate a Plus Ultra.

De esta forma, revoca el auto dictado por la titular del juzgado el pasado 22 de julio, por el que suspendió el rescate a la aerolínea a la espera de las alegaciones de la Fiscalía.

El juzgado de Instrucción número 15 de Madrid ha desbloqueado el pago de 34 millones a Plus Ultra como parte del rescate aprobado por el Gobierno. El 22 de julio, se suspendió la entrega de este dinero de forma cautelar para pedir a Plus Ultra que justificara `su pertinencia´,  pero, tras analizar las alegaciones de la compañía, se da luz verde a la misma: “En el caso de que se suspenda definitivamente la entrega del préstamo participativo de 34.000.000 euros, puede suponer el riesgo de insolvencia definitiva de Plus Ultra, obligándola a dejar de operar y creando un perjuicio a los pasajeros que han pagado por anticipado”, argumenta el auto.

El 2 de marzo, el Consejo Gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas (FASEE) de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) aprobó un rescate a la aerolínea que consistía en la entrega de 53 millones en dos pasos: por un lado, 19 millones que ya han sido desembolsados como préstamo ordinario con un vencimiento a cinco años y, por otro, los 34 millones que iba a recibir el pasado 28 de julio como préstamo participativo con vencimiento a siete años y cuya entrega se desbloquea ahora.

El auto, firmado por el juez en funciones de sustitución Jaime Serret, apunta para ello a que “el plan de viabilidad aprobado por el FASEE y ahora corroborado por un nuevo auditor contratado por Plus Ultra permitiría la viabilidad de la empresa (de hecho, esta es la razón por la que se le ha otorgado la ayuda investigada) y la consiguiente devolución de los préstamos a la administración”. También incide en que en “el acuerdo de otorgamiento de la ayuda con cargo al FASEE se ha incluido como garantías un contrato de prenda del 51% de las acciones y un acuerdo de gestión con la compañía”, por lo que existen “medidas de control y supervisión de la administración”.

En cuanto a los posibles delitos que señalan las acusaciones populares personadas en el caso, entre ellas Vox o el PP, el juez considera que se limitan a transcribir artículos del Código Penal y su jurisprudencia, sin engarzar con los hechos denunciados”. Apoyándose en este razonamiento, Serret concluye que “por ahora no aparece delito de cohecho alguno ante la absoluta falta de referencia a la dádiva o contraprestación por el presunto otorgamiento fraudulento de la ayuda financiera a Plus Ultra, y otro tanto ocurre en relación con el delito de tráfico de influencias, pues tampoco hay referencia alguna”.

El juez atiende así el recurso de la compañía, a cuyos argumentos se sumaron tanto la Abogacía del Estado como la Fiscalía: “En ausencia de apoyo estatal la compañía no podría atender sus obligaciones operativas y retornar a la actividad, teniendo graves dificultades para seguir en funcionamiento”, sostenía esta última en un informe del 30 de julio. Para reforzar esta idea, apuntaba además a que su cierre conllevaría “una pérdida de empleo directa de más de 400 personas y afectaría de forma indirecta al empleo de 2700 trabajadores”, con un impacto “de 365 millones de euros en términos de facturación”.

El desbloqueo de la ayuda de 34 millones llega después de que el Tribunal de Cuentas archivara a finales de julio la causa que mantenía abierta sobre el rescate Plud Ultra.

 El órgano fiscalizador consideró que no existen indicios suficientes de que la concesión de las ayudas públicas a la aerolínea haya provocado daños para los fondos públicos, postura que por el momento también da por buena Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid.

En cualquier caso, por mucho que ahora se apruebe la entrega de 34 millones de euros, la investigación se mantiene abierta: “Obviamente si no se realiza una investigación penal, nunca existe indicio de delito. La instrucción está en un estado embrionario para determinar si existe o no el delito denunciado; toda vez que se han puesto de manifiesto una serie de hechos que pudieran tener relevancia penal y se están acordando diligencias de comprobación sobre estos hechos”, advierte el auto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: