Covid: alertan sobre expansión de la variante delta en Europa y estudian primeros casos en Colombia. #America #Latinos #Colombia #Europa #Alemania #Polonia #Francia #ReinoUnido #España #Italia #Variante #Inglaterra #OMS #Estudios #Gregoriff #UnaAlternativa1

Aunque la mitad de los adultos europeos, 200 millones de personas, están vacunados contra el covid-19, la variante delta amenaza con retrasar la vuelta a la normalidad y la recuperación económica en plena época de verano.

Identificada por primera vez en India, esta variante provocó una nueva ola de infecciones en muchos países, en particular en Europa y EE. UU., y está frenando la reactivación de distintos sectores, creando escasez de mano de obra en países como Inglaterra o Francia.

“La recuperación de la economía va por buen camino”, dijo la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. “Pero la pandemia sigue proyectando sombras, sobre todo porque la variante delta constituye una fuente creciente de incertidumbre”, añadió.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) estima que el 70 por ciento de las infecciones por coronavirus en agosto se deberán a esta variante en Europa, y que la cifra subirá al 90 por ciento a finales del mes.

De hecho, en el último mes los contagios pasaron de 38.000 a 130.000 en el Viejo Continente. El ECDC también señala que la variante delta es entre 40 y 60 por ciento más contagiosa que la alfa, detectada por primera vez en el Reino Unido, y que conlleva un mayor riesgo de hospitalización.

El Gobierno británico, que levantó casi todas las restricciones, está ahora bajo presión para que relaje las normas de cuarentena. La canciller alemana, Angela Merkel, calificó el número de nuevos casos de “crecimiento exponencial” y afirmó que se trata de una “dinámica preocupante”. Desde mediados de julio, el número diario de nuevos casos en Alemania ha superado los mil de media por día.

Esta cifra es muy inferior a la de Francia, inmersa en una “cuarta ola”, según el primer ministro Jean Castex, unas semanas después de haber suavizado las restricciones. El número de contagios en el país se disparó un 140 por ciento en una semana y el jueves registró 21.909 nuevos contagiados en 24 horas, cifra no vista desde el 5 de mayo.

Sin embargo, en Francia, al igual que en otros países en los que ya se ha vacunado a las personas vulnerables, el número de hospitalizaciones o muertes no está aumentando. Ahora el reto está en insistir en las medidas de prevención y en convencer a quienes no lo han hecho de vacunarse con el esquema completo.

En España, las autoridades tratan de fomentar nuevamente el turismo tras el golpe de la pandemia.

En el Reino Unido, cientos de miles de casos de contacto se vieron obligados a aislarse durante diez días, lo que paralizó la economía, dejando estantes de supermercados vacíos, una línea de metro interrumpida en Londres por falta de personal y un mayor tiempo de respuesta de la policía.

El caso español

El turismo es el sector que más riqueza aporta a España. En 2019 representó el 14, 6 % del PIB. Por eso está atenta a las medidas de los países que envían más turistas, como el Reino Unido (solo viajan quienes estén vacunados), Alemania y Francia (recomiendan no viajar). Pero, sobre todo, está centrado en combatir la enorme explosión de contagios, que se ha producido mayoritariamente entre los jóvenes.

“Nunca había visto tantos contagios entre mis amigos”, dice Camilo, un joven de 24 años que ya recibió la primera dosis de la vacuna. “En mi grupo, por ejemplo, nos hemos visto obligados a limitar nuestros contactos porque se han presentado varios casos”.

La mayoría de los contagios de esta quinta ola se está produciendo, en efecto, entre los jóvenes, que reciben el último turno de vacunación y que se caracterizan por su movilidad.

Las autoridades sanitarias aceleran el ritmo. Pocos jóvenes, sin embargo, han recibido la pauta completa. “Hay pruebas de que aquellos que solo han recibido la primera de una vacuna de dos dosis están menos protegidos contra la infección con la variante delta que con otras variantes, sin importar el tipo de vacuna”, advierte el ECDC. Añade que “sin embargo, la pauta completa provee prácticamente la misma protección contra la variante delta”.

Ya se alcanzan cifras de 644,5 casos por cada cien mil habitantes. El país está en riesgo alto o extremo, según la región. El efecto de esas infecciones es, sin embargo, menos mortal que antes de la vacuna. España registra más casos positivos que los países de su entorno, pero no se presenta una subida proporcional de las hospitalizaciones y fallecimientos. Durante la última semana el número de muertos diarios se ha mantenido en torno a la veintena, aunque los contagios se disparan: últimamente se registran más de 30 mil diarios.

De acuerdo con Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología, esto se debe a que “España es un país muy vacunador. Tenemos profesionales sanitarios muy concienciados y que han interiorizado la bonanza de las vacunas”.

Más de la mitad de la población europea ya está vacunada con la pauta completa y más del 67 % (200 millones de personas) ha recibido al menos una primera dosis.

Sin embargo, el ritmo en algunos países ha bajado. Italia y Francia se estancan, y en Alemania y Polonia ha disminuido desde principios de junio. En España, en cambio, aumenta.

La clave está en no bajar la guardia. “Las personas vacunadas deben seguir cuidándose”, advierte Julio Ancochea, director de Neumología del Hospital de la Princesa en Madrid. Solo así se pueden frenar los contagios. Las vacunas suavizan la gravedad de la enfermedad, pero no la eliminan.

Por ello diferentes zonas de España adoptan nuevas restricciones. Cataluña y Valencia, por ejemplo, impusieron otra vez el toque de queda. El País Vasco pide al gobierno central que vuelva a imponer el uso obligatorio de tapabocas en el exterior. Y las playas andaluzas cierran por las noches.

Otros países europeos

Francia impuso desde este miércoles la presentación del certificado sanitario (“pasaporte de vacunación”, pruebas negativas recientes o certificado de vacunación) para acceder a cines, teatros, museos, actos culturales, deportivos o de cualquier tipo que reúna más de 50 personas. A partir de agosto, se exigirá para viajar en tren y avión, y acudir a restaurantes y cafés (incluso en las terrazas). Y el personal sanitario está obligado a vacunarse, bajo la amenaza de recibir sanciones, que incluyen la pérdida de empleo. En ese país permanece un porcentaje importante de población que no se muestra a favor de las vacunas.

El gobierno griego, por su parte, estableció el 16 de agosto como la fecha máxima para que los trabajadores de ancianatos se vacunen, mientras la extendió hasta el 1 de septiembre para los sanitarios.

Alemania, preocupada por el descenso en la aplicación de vacunas (en junio se ponían 950 mil dosis diarias y ahora no llega a las 600.000), ha optado por la persuasión.

Los países intentan, pues, reaccionar a la variante delta que los cogió desprevenidos cuando se respiraban aires de tranquilidad con la vacunación masiva. Y continúan sin una política estable para hacerle frente. La situación cambia día a día.

Además que el Reino Unido estudia los primeros casos de la variante detectada en Colombia

La agencia de Salud Pública de Inglaterra (PHE, por sus siglas en inglés) ha confirmado este viernes que ha empezado a estudiar la variante del coronavirus B.1.621, detectada por primera vez en Colombia en enero de este año. El 21 de julio, la cepa fue catalogada como una “variante bajo investigación”.

Hasta la fecha, en el país europeo han registrado un total de 16 contagios con B.1.621, y la mayoría de ellos están relacionados con viajes al extranjero. De momento no hay indicios de que en el Reino Unido, donde aproximadamente el 99 % de los casos del covid-19 se deben a la cepa Delta, haya una transmisión comunitaria.

Tampoco hay evidencias de que la variante B.1.621 cause un transcurso de enfermedad más grave o que las vacunas existentes sean menos eficaces ante ella. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no la considera como variante de preocupación y solo la incluye en la lista de las alertas actuales de vigilancia reforzada.

La presencia de la variante en esta lista junto con otras 11 significa que presenta modificaciones en el genoma que pueden entrañar riesgos en el futuro. Sin embargo, no se dispone de pruebas claras de los cambios que pueda causar en el fenotipo o en las características epidemiológicas del virus, por lo cual se necesita mantener el seguimiento y continuar los estudios de la misma.

Actualmente, la OMS reconoce solo cuatro variantes como preocupantes, todas identificadas el año pasado: Alpha, detectada en Reino Unido en septiembre; Beta, hallada en Sudáfrica en mayo; Gamma, descubierta en Brasil en noviembre; y Delta, registrada por primera vez en la India en octubre.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: