Netflix, Apple y Facebook Deberán Cumplir con Leyes Europeas para Expandirse en ese Mercado. Y Pagar Impuestos Sin Tanto Evacion

 Reed Hastings, director ejecutivo y fundador de Netflix durante la presentación de su servicio en Berlín en 2014 Credit Bernd Von Jutrczenka/DPA, vía Agence France-Presse; Getty Images

 

Si los reguladores europeos tienen éxito, quizá pronto Netflix tenga que hacer algo más que ofrecer “Unbreakable Kimmy Schmidt” con subtítulos en francés.

Los responsables de la Unión Europea propusieron la semana pasada un conjunto de reglas nuevo que podría obligar a Netflix y otros servicios de transmisión de video a incluir una cantidad mínima de contenido local en algunos países además de ayudar a pagar por su desarrollo.

El objetivo de este plan es ayudar a igualar las condiciones de mercado en relación con los canales de televisión nacionales que en la actualidad deben aportar fondos a programas de televisión y cine en la Unión Europea.

Es parte de un plan más amplio cuyo propósito es regular la forma en que los 500 millones de personas de la región compran, consumen y obtienen acceso a servicios en línea como la transmisión de video y aplicaciones de mensajería.

Estos cambios intentan poner los cimientos de un extenso plan europeo para establecer un mercado digital único, una estrategia que los funcionarios esperan ayude a activar la lenta economía de la región. Es probable que los gigantes estadounidenses del sector tecnológico sean los más afectados. Empresas como Apple, Facebook y Netflix todavía dominan gran parte del mundo en línea de los europeos.

Estas propuestas, que podrían ponerse en marcha el próximo año, complicarían los planes de expansión internacional de Netflix y otros servicios de transmisión en continuo. Netflix, en particular, diseñó planes de crecimiento en Europa ambiciosos y otros mercados, puesto que el mercado estadounidense se está saturando. La empresa señaló el año pasado que su intención era operar en 200 países para finales de 2016, aunque en algunos mercados ha tenido problemas para que se suscriban nuevos usuarios.

Netflix se opone al último plan europeo por motivos económicos, pero también por principios. La compañía ya produce contenido en Europa, como “Marseille”, programa sobre política francesa que sigue una línea similar a “House of Cards”, y la serie “Suburra”, que gira alrededor del crimen organizado en Italia. La compañía considera que esos programas, que se graban en el idioma local, son fundamentales para atraer a una audiencia internacional.

Pero Netflix, al igual que otras empresas, no desea que Europa fije cuotas específicas para la cantidad de contenido local, y su argumento es que esa acción afectaría las opciones del consumidor, pues muchos europeos prefieren ver programas estadounidenses y no locales.

“Comprendemos que el objetivo de la comisión es que aumente la producción europea, pero las medidas propuestas en realidad no cumplirán ese objetivo”, afirmó Joris Evers, portavoz de Netflix, en Ámsterdam.

Netflix y otras empresas tecnológicas estadounidenses se encuentran ahora en el centro del contexto regulatorio europeo.

En el pasado, la decisión europea de cambiar la legislación aplicable a los derechos de autor para permitir a los clientes ver durante cierto periodo películas y programas de televisión adquiridos a través de un servicio digital, sin importar en cuál de los 28 países de la Unión Europea se encontraran, benefició a la empresa y a otras del sector. Antes, los productores, incluidos los estudios de Hollywood, lanzaban las películas en diferentes fechas en toda la región, y los derechos de licencias para televisión y cine se vendían por separado en cada país.

Los cambios más recientes de las reglas europeas son más problemáticos para Netflix.

Funcionarios europeos informaron que darían a cada país que así lo deseara la facultad de obligar a los servicios de transmisión en continuo a contribuir para cubrir los costos de producción de contenido local, como películas y programas de televisión.

La primera tienda Google abierta en Londres en 2015 Credit Andrew Cowie/European Pressphoto Agency
“Tal vez haya cambiado la forma en que vemos televisión o videos, pero nuestros valores no han cambiado”, subrayó Günther H. Oettinger, comisionado europeo encargado de la economía digital, en una declaración que hizo el miércoles. “Con estas reglas nuevas defenderemos el pluralismo en los medios”.

Este tipo de reglas ya se aplican a las estaciones tradicionales, como la BBC en el Reino Unido y TF1 Group en Francia. Para apoyar el contenido local en los países donde operan, pagan cada año en promedio el equivalente a varios millones de dólares, cerca del 20 por ciento de su presupuesto anual.

Los encargados de las políticas europeas enfatizaron que los rivales que transmiten en continuo en la actualidad solo invierten cerca del uno por ciento de sus utilidades anuales en contenido local. Netflix ha logrado eludir las normas de financiación actuales, en especial en Francia, porque las oficinas centrales que la compañía tiene en Europa se encuentran en los Países Bajos.

Estos servicios también tendrán que garantizar que al menos 20 por ciento de su contenido en línea se origine en Europa, y que esas películas y programas de televisión ocupen un lugar destacado en sus catálogos digitales. Un informe que financió la Comisión Europea reveló hace poco que tanto Netflix como Apple ya cumplen este requisito.

Los planes de la comisión para el sector digital están sujetos a autorización del Parlamento Europeo y la transposición de la legislación en los Estados miembro, un largo proceso que podría producir cambios significativos.

Las propuestas europeas para los servicios digitales son solo el principio.

La Comisión Europea indicó la semana pasada que también planea proponer durante el otoño nuevas reglas en materia de derechos de autor que podrían obligar a compañías como Google a pagar a los editores en línea por utilizar su contenido, incluso en su servicio recopilador de noticias Google News.

Algunos funcionarios también aseveraron que todavía están analizando la posibilidad de presentar reglas que controlen la operación de las llamadas plataformas en línea, como Facebook y Amazon, en el bloque de 28 miembros.

Los mismos funcionarios europeos comentaron que su intención es que, para finales de este año, las personas puedan mover con mayor facilidad su información digital entre las distintas plataformas en línea, lo cual les daría más control sobre los datos que recopilan las compañías sobre su vida digital diaria.

“Mi objetivo es que las plataformas en línea y los sectores audiovisual y creativo impulsen la economía digital”, manifestó Andrus Ansip, vicepresidente de la Comisión Europea a cargo de las propuestas para el mercado digital único de la región.

“Necesitan tener la certeza de contar con un marco legal moderno y justo: es lo que les ofrecemos ahora”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: