Michel Temer busca recuperar la Confianza en la Economía de Brasil

Michel Temer, presidente interino de Brasil. Credit Eraldo Peres/Associated Press
RÍO DE JANEIRO — Este martes, el presidente interino de Brasil, Michel Temer, anunció una batería de propuestas para recuperar la confianza en la maltrecha economía del país más grande América Latina.

Con la intención de marcar un contraste con Dilma Rousseff, la presidenta suspendida tras una maniobra de Temer para apartarla del cargo, el nuevo presidente dijo que intentaría derogar la legislación petrolera de carácter nacionalista, limitar el gasto público y clausurar un fondo soberano del país.

Aún así, la explicación televisada de Temer no ofreció detalles sobre cómo planea ganarse el apoyo de un congreso dividido para aprobar su lista de medidas, que incluye una revisión de la crisis del sistema pensional que permite que los brasileros se jubilen a los 54 años.

Al anunciar las medidas, Temer, que lleva dos semanas en el cargo, expresó su frustración con sus críticos y dijo que su gobierno ha sido víctima de una “agresión psicológica”.

En los primeros días al mando Temer, abogado y político de 75 años, ha sido criticado por los nombramientos de su gabinete, que no incluye a ninguna mujer ni un representante de la comunidad afrobrasileña. También se vio envuelto en un escándalo sobre una grabación en la que uno de sus asesores busca la caída de Rousseff en un esfuerzo para paralizar una investigación sobre sobornos en la compañía estatal de petróleo, Petrobras.

Golpeando el escritorio con la mano ante las cámaras, Temer, alterado, dijo “he escuchado que ‘Temer es muy frágil, pobrecito, no sabe cómo gobernar’ ¡Tonterías!”

Las reacciones al anuncio del presidente fueron variadas. Los legisladores leales a Rousseff, que se prepara para enfrentarse al juicio político del senado, insisten en que el gobierno de Temer no es legítimo.

Algunos economistas también creen que faltan detalles sobre el modo en que Temer podría convencer a los diputados para revertir leyes que han aumentado el control estatal sobre la industria de petróleos y limitan el gasto en educación sin aumentar los impuestos a los brasileros adinerados.

Pero otros dicen que están dispuestos a darle el beneficio de la duda al nuevo presidente.

Un artículo publicado por Monica de Bolle, una economista que trabaja en el Peterson Institute for International Economics, en el periódico O Estado de S. Paulo afirma que “ha sido un buen comienzo. Son medidas a medio plazo, porque en este preciso momento no es posible hacer nada”.

Aún así de Bolle hizo énfasis en que Temer todavía no ha propuesto una reforma más amplia al banco público brasileño para el desarrollo, el BNDES. Dijo también que su gobierno necesita elaborar un plan para renegociar la deuda pública de los estados.

Varios estados tienen problemas financieros importantes, incluido el de Río de Janeiro, que sufre una disminución importante de los ingresos por regalías del petróleo. Los líderes del estado están tratando de conseguir una moratoria de dos años en los pagos de intereses al gobierno federal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: