Dallas da las gracias a Kennedy por primera vez, 50 años después

ESTADOS UNIDOS 

Homenaje al ex presidente

 

  • El alcalde ofrece condolencias a la familia en la primera ceremonia solemne de la ciudad

Un cartel explicativo frente al memorial de JFK en Dallas.

Un cartel explicativo frente al memorial de JFK en Dallas. Efe

MARÍA RAMÍREZCorresponsal Nueva York

Actualizado: 22/11/2013 20:24 horas

Las campanas repicaron por todo Dallas y miles de personas guardaron silencio en la plaza Dealey este viernes a las doce y media de la mañana, en el mismo sitio y a la misma hora en que el presidente John F. Kennedy fue asesinado hace 50 años. Justo después, una banda de 73 marines cantó ‘America the Beautiful’ en un acto simple con pocos políticos.

En un día tristón, bajo una lluvia fina, con viento y a tres grados, Dallas recordó al presidente que ilusionó a una generación y cuya juventud y energía han intentado resucitar demócratas y republicanos durante décadas. Por primera vez, su alcalde dio “las gracias” a Kennedy por su legado y ofreció “condolencias” a su familia en una ceremonia pública.

“Todos éramos muy jóvenes. Dallas era muy joven también, apenas 100 años. Dada la naturaleza de la juventud, todos nos sentíamos invencibles. Parece que todos crecimos ese día, la ciudad y los ciudadanos… Se nos rompió el corazón”, dijo el alcalde, el demócrata Mike Rawlings, que era un niño cuando Kennedy fue asesinado.

En la Casa Blanca, la bandera de Estados Unidos ondeaba a media asta y el presidente Barack Obama charlaba con miembros de Peace Corps, el programa de voluntarios creado por Kennedy para hacer trabajo humanitario en el mundo. Obama prefirió concentrarse en el legado de su antecesor y no viajó a Texas para recordar su asesinato.

Jean Kennedy, de 85 años y la única hermana superviviente del presidente, recordó a John posando una corona delante de su tumba en el cementerio de Arlington, a la afueras de Washington.

Ningún miembro de la familia Kennedy quiso asistir a la ceremonia en Dallas, que aún lucha por quitarse el estigma de “ciudad del odio” yse ha atrevido por primera vez a recordar al presidente en el aniversario del asesinato. Hasta ahora Dallas nunca había participado en homenajes de este tipo. El alcalde Rawlings dice que lleva años obsesionado con el cincuentenario, la ocasión de demostrar afecto con sobriedad y sin polémicas. Ha conseguido la ceremonia que quería: con “un tono solemne, digno y sutil”.

Entradas gratuitas

Unas 5.000 personas, ciudadanos de Dallas, asistieron al acto gracias a tickets repartidos gratis en una lotería después de que la policía controlara el historial criminal de todos los afortunados. El comité organizador del homenaje, financiado con fondos privados, ha excluido a los portavoces más célebres de las teorías conspirativas que habitualmente pueblan la plaza Dealeyintentando vender viejas polaroids y DVDs con supuestas pruebas de que hubo más pistoleros aquel 22 de noviembre o de que la CIA organizó el asesinato. La ciudad prohibió hasta la reunión de un grupo de investigadores y académicos que guardan un minuto de silencio en la plaza cada 22 de noviembre desde 1964.

También había invitados especiales, como la viuda y el hijo del policía que Lee Harvey Oswald mató en su huida tras disparar al presidente o la hija del presidente Lyndon Johnson. Apenas asistieron políticos a un rito con rezos (dirigidos por el obispo católico de Dallas), cánticos y frases históricas. El historiador David McCullough leyó fragmentos de los discursos del presidente. Una nueva placa en la plaza recuerda las palabras del que tenía que haber dado después del paseo en coche en el que terminó su vida.

En Boston, la Biblioteca Presidencial Kennedy recordó el asesinato con música de jazz, poesía, discursos del presidente y un momento de silencio. Aquí, los instantes solemnes fueron media hora después que en Dallas. No se recordaba el momento del tiroteo, sino el anuncio oficial de la muerte del presidente, a las dos de la tarde hora de Boston (una de la tarde en Dallas y ocho de la tarde en la Península).

Entre los invitados estaba Richard Blanco, el poeta cubano que también leyó unos versos en la ceremonia de toma de posesion de Obama el pasado enero. Para que el homenaje fuera más simple, la Biblioteca decidió hacerlo en su gran sala de cristal al borde de la bahía de Boston sin audiencia física y transmitirlo en suweb . La Biblioteca ha querido recordar a Kennedy “simplemente con el trasfondo del mar que el presidente amaba tanto”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: