El Presidente 馃嚭馃嚫 de los EE.UU 馃嚭馃嚫 Donal Trump da positivo por coronavirus #Presidente #DonalTrump #Gregoriff #Espa帽a #Pandemia #UnaAlternativa1

El resultado de la prueba del presidente llega luego de que pas贸 meses minimizando la gravedad del brote que ha matado a m谩s de 207.000 personas en Estados Unidos y horas despu茅s de insistir que 鈥渆l fin de la pandemia est谩 a la vista鈥.

WASHINGTON 鈥 El presidente Trump anunci贸 en la madrugada del viernes que 茅l y la primera dama hab铆an dado positivo por coronavirus, lo que ha generado incertidumbre respecto al liderazgo de Estados Unidos y ha intensificado la crisis generada por una pandemia que ha matado ya a m谩s de 207.000estadounidenses y devastado la econom铆a del pa铆s.

鈥淓sta noche, @FLOTUS y yo dimos positivo por COVID-19鈥, escribi贸 Trump en Twitter poco antes de la 1 a.m. 鈥淓mpezamos nuestra cuarentena y proceso de recuperaci贸n de inmediato. 隆Superaremos esto JUNTOS!鈥.

El m茅dico del presidente dijo que Trump se encuentra 鈥渂ien鈥 sin especificar si ha experimentado s铆ntomas y a帽adi贸 que por el momento ser谩 puesto en aislamiento en la Casa Blanca.

鈥淓l presidente y la primera dama se encuentran bien por ahora, y planean permanecer en la Casa Blanca durante su convalecencia鈥, dijo el doctor Sean P. Conley en un comunicado, sin detallar cu谩nto durar铆a este periodo. 鈥淭engan por seguro que espero que el presidente contin煤e con sus deberes sin interrupci贸n durante su recuperaci贸n y que los mantendr茅 informados de cualquier novedad鈥.

Otros miembros del equipo del presidente no especificaron si el mandatario hab铆a experimentado s铆ntomas, pero algunas personas en la Casa Blanca notaron que su voz sonaba rasposa el jueves, aunque no queda claro que sea algo anormal, especialmente teniendo en cuenta el n煤mero de eventos de campa帽a en que ha participado en los 煤ltimos d铆as.

Trump recibi贸 los resultados de la prueba luego de que se contagi贸 una de sus asesoras m谩s cercanas, Hope Hicks, quien trajo as铆 el virus a su c铆rculo 铆ntimo y subray贸 la dificultad de contenerlo incluso cuando se cuenta con los recursos del presidente. Trump ha minimizado la gravedad del virus durante meses y dijo ayer jueves durante una cena que 鈥渆l fin de la pandemia estaba a la vista鈥.

El resultado positivo del presidente Trump podr铆a presentar dificultades inmediatas para el futuro de su campa帽a electoral contra el exvicepresidente Joseph R. Biden Jr., su rival dem贸crata, a solo 33 d铆as de la elecci贸n del 3 de noviembre. Incluso si el presidente Trump, de 74 a帽os, resulta asintom谩tico tendr谩 que mantenerse al margen de los eventos de su campa帽a y permanecer aislado en la Casa Blanca por un periodo indeterminado. Si llega a enfermarse, podr铆a incluso plantearse la cuesti贸n de si debe continuar en la carrera electoral.

El resultado positivo del presidente Trump podr铆a presentar dificultades inmediatas para el futuro de su campa帽a electoral contra el exvicepresidente Joseph R. Biden Jr., su rival dem贸crata, a solo 33 d铆as de la elecci贸n del 3 de noviembre. Incluso si el presidente Trump, de 74 a帽os, resulta asintom谩tico tendr谩 que mantenerse al margen de los eventos de su campa帽a y permanecer aislado en la Casa Blanca por un periodo indeterminado. Si llega a enfermarse, podr铆a incluso plantearse la cuesti贸n de si debe continuar en la carrera electoral.

Donald Trump y Joseph Biden en su primer debate presidencial en Cleveland el martes

Aun cuando no llegue a enfermar de gravedad, la prueba positiva podr铆a resultar devastadora para su futuro pol铆tico debido a los meses que lleva restando importancia a la pandemia mientras el virus sigue arrasando el pa铆s y matando a unos 1000 estadounidenses al d铆a. Trump ha dicho repetidas veces que el virus 鈥渧a a desaparecer鈥, ha asegurado que se encuentra bajo control y ha insistido en que el pa铆s estaba 鈥渁 punto de llegar鈥 al final de la crisis. Ha criticado a los cient铆ficos, asegurando que estaban equivocados respecto a la gravedad de la situaci贸n.

Trump se ha negado durante meses a usar cubrebocas en p煤blico, se lo ha puesto solo en contadas ocasiones, ha cuestionado repetidas veces su efectividad y se ha burlado del exvicepresidente Biden por llevar uno. Rezagado en las encuestas, el presidente ha celebrado eventos de campa帽a abarrotados, desafiando as铆 las recomendaciones de salud p煤blica y, en ocasiones, a las autoridades estatales y locales.

Al aceptar la nominaci贸n en el 煤ltimo d铆a de la Convenci贸n Nacional Republicana, invit贸 a m谩s de 1000 simpatizantes al Jard铆n Sur de la Casa Blanca. Luego de eso ha realizado m煤ltiples m铆tines a lo largo del pa铆s, habitualmente con cientos y hasta miles de personas apretadas en espacios reducidos. Muchas de esas personas, sino la mayor铆a, no llevaban mascarillas.

El resultado positivo minar谩 el esfuerzo del presidente por alejar la pandemia del centro de la discusi贸n p煤blica, un tema que, seg煤n las encuestas, la mayor铆a de los estadounidenses piensa que ha manejado de forma equivocada. Trump ha buscado centrar la atenci贸n de los votantes en temas que considera le resultan m谩s favorables, como la violencia en las ciudades, su candidata a magistrada de la Corte Suprema , los votos por correo y la relaci贸n del candidato dem贸crata Biden con los progresistas en su partido.

Fuera del terreno de la campa帽a, el simbolismo de un presidente contagiado puede inquietar a gobernadores y due帽os de negocios que intentan decidir cu谩ndo y c贸mo reabrir o mantener abiertos tiendas, escuelas, parques, playas, restaurantes, f谩bricas y otros establecimientos. En su intento por recuperar cierta apariencia de normalidad antes de las elecciones, el presidente Trump ha desestimado las preocupaciones de salud y ha exigido la reapertura de escuelas, el reinicio del f煤tbol universitario y que los negocios vuelvan a operar al cien por ciento.

Trump, que se encuentra en su octava d茅cada de vida, pertenece a una categor铆a etaria considerada la m谩s vulnerable al virus. En Estados Unidos, ocho de cada diez muertes atribuidas al coronavirus se han suscitado entre las personas de 65 a帽os o m谩s.

Trump durante un mitin en Duluth, Minnesota, el mi茅rcolesErin Schaff/The New York Times

Trump se ha resistido a permitir que se difundan detalles sobre su salud, algo que ha despertado dudas sobre su condici贸n en general. En noviembre hizo un viaje no anunciado al Centro M茅dico Militar Nacional Walter Reed que caus贸 especulaci贸n de que ten铆a una aflicci贸n m茅dica no revelada, pero la Casa Blanca insisti贸 en que simplemente se hab铆a sometido a pruebas de rutina sin dar a conocer los resultados.

Pero, aunque se ha reportado que Trump tiene el colesterol alto y pesa 110 kilos, lo que se considera obeso dada su estatura, el m茅dico presidencial anunci贸 el a帽o pasado que el mandatario se encontraba 鈥con muy buena salud鈥 luego de su 煤ltimo chequeo m茅dico completo. Y, a diferencia de muchos que han sucumbido al virus, gozar谩 del mejor cuidado m茅dico disponible.

Anteriormente, varias personas cercanas a Trump se han contagiado con el virus. Entre las m谩s recientes, Robert C. O鈥橞rien, su asesor de seguridad nacional, quien present贸 un cuadro leve antes de volver a trabajar en agosto. Otros de los infectados incluyen a Kimberly Guilfoyle, la novia de su hijo; un edec谩n de la Casa Blanca; Katie Miller, secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence; as铆 como varios agentes del Servicio Secreto, colaboradores de avanzada de la campa帽a y un marine en la unidad de helic贸ptero del presidente. Herman Cain, un excandidato presidencial republicano y aliado pol铆tico de Trump, muri贸 de coronavirus en juliodespu茅s de acudir al mitin de campa帽a del presidente en Tulsa, Oklahoma, donde Cain, como muchos en el coliseo, fue visto sin cubrebocas al menos parte del tiempo.

En repetidas ocasiones, Trump ha expresado p煤blicamente confianza en su salud al decir que no le preocupaba haber estado expuesto al virus, a pesar de varios encuentros cercanos. 鈥淢e encuentro en un escenario que est谩 muy lejos as铆 que no estoy preocupado para nada鈥, dijo el mes pasado al restar importancia a las preocupaciones por los m铆tines muy concurridos.

Sin embargo, tras bambalinas, el autodeclarado germ贸fobo, se molest贸 en la primavera cuando su edec谩n, una de las personas que le sirven comida, no llevaba cubrebocas antes de que su prueba diera positiva, de acuerdo con personas que han estado en contacto con 茅l. En privado, Trump expresaba su irritaci贸n hacia las personas que se le acercaban demasiado.

De acuerdo con lo que ha dicho el presidente, alrededor de ese momento empez贸 a tomar el f谩rmaco antimalaria hidroxicloroquina de manera preventiva y m谩s tarde declar贸 que no le hab铆a causado efectos negativos. En los d铆as posteriores a que Katie Miller dio positivo, el vicepresidente Pence opt贸 por distanciarse f铆sicamente de Trump para evitar una posible exposici贸n, mientras que tres altos funcionarios de salud, entre ellos el doctor Anthony S. Fauci, quien participa de la fuerza de trabajo de la Casa Blanca para el coronavirus, se pusieron en alg煤n tipo de cuarentena.

La Casa Blanca instruy贸 a varios empleados a trabajar desde casa y orden贸 a quienes acudieron a las oficinas que usaran mascarillas excepto cuando se encontraban sentados en sus escritorios a una distancia apropiada de sus colegas. Justo cuando Trump y Pence eran sometidos a pruebas diariamente, tambi茅n quienes estaban muy cerca de ellos pasaban todos los d铆as por despistaje, mientras que otros empleados de la Casa Blanca pasaban por la prueba cada ciertos d铆as. Pero dichos protocolos pronto se relajaron y a la mayor铆a de funcionarios de la Casa Blanca rara vez se les ve铆a con cubrebocas, al menos en presencia del mandatario.

Hope Hicks, extrema derecha, abord贸 el helic贸ptero Marine One con el presidente rumbo a Minnesota el mi茅rcoles.Tom Brenner para The New York Times

Aunque el coronavirus es mucho m谩s mort铆fero que la gripe, la gran mayor铆a de las personas infectadas se recuperan, especialmente si no presentan una condici贸n subyacente, pero la amenaza aumenta con la edad. Si Trump desarrolla s铆ntomas, podr铆a tardar semanas en recuperarse.

Seg煤n lo previsto por la vigesimoquinta enmienda de la Constituci贸n de Estados Unidos, un presidente con incapacidad m茅dica tiene la opci贸n de transferir temporalmente el mando al vicepresidente y puede recuperar su autoridad en el momento en que 茅l mismo se considere apto para retomar sus deberes.

Desde 1967, cuando se ratific贸 dicha enmienda, los presidentes solo lo han hecho en tres ocasiones. En 1985, el presidente Ronald Reagan fue sometido a una colonoscop铆a y transfiri贸 brevemente el poder al vicepresidente George Bush, aunque al hacerlo no cit贸 expresamente la enmienda. El presidente George W. Bush s铆 la invoc贸 en dos ocasiones cuando, en 2002 y 2007, se le realizaron colonoscop铆as y le confiri贸 el poder al vicepresidente Dick Cheney.

Bajo la Ley de Sucesi贸n Presidencial, si tanto Trump como Pence no pudieran cumplir con su deber, ser铆a la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi (California), quien asumir铆a el cargo. En la primavera, la Casa Blanca dijo que no exist铆a un plan para dicha eventualidad. 鈥淣o es algo que siquiera estemos considerando鈥, dijo Kayleigh McEnany vocera de la Casa Blanca. 鈥淓stamos manteniendo al presidente saludable. Estamos manteniendo al vicepresidente saludable y, saben, est谩n saludables en este momento y seguir谩n as铆鈥.

La historia de los presidentes que caen gravemente enfermos en el cargo es larga e incluye a algunos mandatarios que enfermaron en tiempo de epidemias. En su segundo a帽o, se temi贸 que George Washington estuviera cerca de la muerte durante una epidemia de influenza, mientras que Woodrow Wilson cay贸 enfermo durante las conversaciones de paz en Par铆s despu茅s de la Primera Guerra Mundial a causa de lo que algunos especialistas e historiadores creen que fue la influenza que devast贸 al mundo de 1918 a 1920.

Cuatro presidentes han fallecido en el cargo de causas naturales: William Henry Harrison, Zachary Taylor, Warren G. Harding y Franklin D. Roosevelt, mientras que Wilson sufri贸 una embolia debilitante y a Dwight D. Eisenhower le dio un ataque al coraz贸n durante su primer mandato y una embolia en el segundo. Otros cuatro fueron asesinados en la presidencia: Abraham Lincoln, James A. Garfield, William McKinley y John F. Kennedy.

Pero en tiempos recientes, tales crisis de salud en la Casa Blanca han sido m谩s inusuales. Desde que Reagan recibi贸 un disparo en 1981 no se sabe de ning煤n presidente en funciones que haya enfrentado una condici贸n que suponga un riesgo para su vida.

Peter Baker es el corresponsal principal de la Casa Blanca y ha cubierto a los 煤ltimos cuatro presidentes para el Times y The Washington Post. Tambi茅n es autor de seis libros, el m谩s reciente de ellos se titula The Man Who Ran Washington: The Life and Times of James A. Baker III. @Peterbakernyt

Maggie Haberman es corresponsal de la Casa Blanca. Se uni贸 al Times en 2015 como corresponsal de campa帽a y fue parte del equipo que gan贸 un premio Pulitzer en 2018 por informar sobre los asesores del presidente Trump y sus conexiones con Rusia.聽

Responder

Por favor, inicia sesi贸n con uno de estos m茅todos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: