驴La pobreza 馃く afecta el cerebro 馃く de los ni帽os? Un nuevo estudio lo investiga #EEUU #USA #Ni帽ez #Pobreza #Infancia #Madurez #Espa帽a #Vida #Gregoriff #UnaAlternativa1

Una rama emergente de la neurociencia plantea esa pregunta que siempre ha estado presente en la mente de los investigadores. Los pagos de est铆mulo recientes hacen que esa investigaci贸n sea muy relevante.

12 de abril de 2021Actualizado 13:59 ETRead in English

Los nuevos pagos mensuales en el paquete de alivio por la pandemia tienen el potencial de sacar a millones de ni帽os estadounidenses de la pobreza. Algunos cient铆ficos creen que esas ayudas podr铆an cambiar la vida de los ni帽os de una manera m谩s fundamental: transformando sus cerebros.驴La ayuda financiera a los padres pobres ayuda al desarrollo a largo plazo del cerebro de sus hijos?Karsten Moran para The New York Times

Ya es bien sabido que crecer en situaci贸n de pobreza est谩 correlacionado con disparidades en el progreso acad茅mico, la salud y el desempleo. Pero una rama emergente de la neurociencia pregunta c贸mo es que la pobreza afecta al cerebro en desarrollo.

Durante los 煤ltimos 15 a帽os, decenas de estudios han encontrado que los ni帽os criados en circunstancias precarias tienen algunas diferencias sutiles en su cerebro en comparaci贸n con los ni帽os pertenecientes a familias m谩s pudientes. En promedio, el 谩rea de superficie de la capa exterior del cerebro es m谩s peque帽a, sobre todo en las zonas que se relacionan con el lenguaje y el control de impulsos, as铆 como en el volumen de una estructura conocida como el hipocampo, que es responsable de la memoria y el aprendizaje.

Estas diferencias no son el reflejo de caracter铆sticas innatas o heredadas, seg煤n sugieren los estudios, sino de las circunstancias en las que crecieron los ni帽os. Los investigadores han especulado que diversos aspectos de la pobreza 鈥攗na nutrici贸n deficiente, estr茅s elevado y baja calidad en la educaci贸n鈥 podr铆an influir en el desarrollo cerebral y cognitivo. Pero casi todas las investigaciones que existen hasta la fecha son correlacionales. Y si bien estos factores podr铆an existir en diversos grados en todo tipo de familias, la pobreza es el denominador com煤n. Un estudio en curso llamado 鈥淏aby鈥檚 First Years鈥 (los primeros a帽os del beb茅) que comenz贸 en 2018, busca determinar si la reducci贸n de la pobreza podr铆a por s铆 sola favorecer un desarrollo saludable del cerebro.

鈥淣inguno de nosotros cree que el ingreso es la 煤nica respuesta鈥, afirm贸 Kimberly Noble, neurocient铆fica y pediatra de la Universidad de Columbia que es una de las encargadas del proyecto. 鈥淧ero con 鈥楤aby鈥檚 First Years鈥, estamos yendo m谩s all谩 de la correlaci贸n para comprobar si la reducci贸n de pobreza tiene un impacto directo en el desarrollo cognitivo, emocional y cerebral de los ni帽os鈥.

Noble y sus colaboradores est谩n examinando los efectos de hacer pagos en efectivo de cantidades de dinero que resultaron ser parecidas a las que el gobierno de Joe Biden, en Estados Unidos, distribuir谩 como parte de un cr茅dito fiscal ampliado por hijos.

Los investigadores seleccionaron al azar a 1000 madres con beb茅s reci茅n nacidos que viv铆an en situaci贸n de pobreza en la ciudad de Nueva York, Nueva Orleans, el 谩rea metropolitana de Minneapolis-Saint Paul y Omaha, Nebraska, para que todos los meses recibieran una tarjeta de d茅bito con 20 o 333 d贸lares que las familias pod铆an usar como quisieran. (El plan de Biden dar谩 300 d贸lares mensuales por hijo hasta los 6 a帽os de edad, as铆 como 250 d贸lares por hijos cuyas edades oscilen entre los 6 y 17 a帽os). El estudio hace un seguimiento del desarrollo cognitivo y la actividad cerebral de los ni帽os a lo largo de varios a帽os mediante una herramienta no invasiva denominada EEG m贸vil, que mide los patrones de ondas cerebrales con un gorro de 20 electrodos.

El estudio tambi茅n hace un seguimiento del estatus financiero y laboral de las madres, as铆 como de mediciones maternales como niveles de hormonas de estr茅s y si usan guarder铆as o servicios de ni帽eras. En entrevistas cualitativas, los investigadores indagan c贸mo el dinero afecta a la familia y, con el consentimiento de las madres, ven c贸mo lo gastan.

La investigaci贸n pretend铆a recabar datos sobre la actividad cerebral de los ni帽os de 1 y 3 a帽os en visitas a domicilio y los investigadores lograron obtener la primera serie de datos de unos dos tercios de los ni帽os antes de que se desatara la pandemia. Como las visitas a domicilio a煤n no pueden realizarse, ampliaron el estudio hasta los 4 a帽os y recoger谩n la segunda serie de datos cerebrales el a帽o que viene.

La pandemia, as铆 como los dos pagos de est铆mulo que recibieron los estadounidenses a lo largo del 煤ltimo a帽o, sin duda afectaron a las familias participantes de distintas maneras, as铆 como los cheques de est铆mulo que se dar谩n este a帽o y los nuevos pagos mensuales. Pero, como el estudio es aleatorio, los investigadores esperan poder evaluar el impacto del dinero que el programa les da, afirm贸 Noble.

鈥淏aby鈥檚 First Years鈥 es considerado como un emprendimiento audaz para demostrar, a trav茅s de un ensayo cl铆nico, un v铆nculo causal entre la reducci贸n de la pobreza y el desarrollo cerebral. El estudio 鈥渟in duda es uno de los primeros, si no es que el primero鈥, en este campo de desarrollo en tener implicaciones directas en pol铆ticas p煤blicas, sostuvo Martha Farah, neurocient铆fica cognitiva de la Universidad de Pensilvania y directora del Centro de Neurociencia y Sociedad que estudia la pobreza y el cerebro.

Sin embargo, Farah admite que los cient铆ficos sociales y los responsables de la elaboraci贸n de pol铆ticas p煤blicas suelen descartar la relevancia de los datos sobre el cerebro.

鈥溌縎e pueden obtener conocimientos pr谩cticos al aplicar la neurociencia o acaso la gente solo se est谩 apantallando con las bonitas im谩genes del cerebro y las impresionantes palabras de la neurociencia? Es una pregunta importante鈥, coment贸.

Abundan los esc茅pticos. James Heckman, economista ganador del Premio Nobel que trabaja en la Universidad de Chicago y estudia la desigualdad y la movilidad social, dijo que no ve铆a 鈥渘i un atisbo de que una pol铆tica salga de ello, aparte de decir que, s铆, hay una huella de una vida econ贸mica mejor鈥.

鈥淎dem谩s, sigue siendo una inc贸gnita cu谩l es el mecanismo鈥 a trav茅s del cual dar dinero a los padres ayuda al cerebro de los ni帽os, dijo, y luego a帽adi贸 que enfocarse directamente en ese mecanismo podr铆a ser m谩s barato y eficaz.

Samuel Hammond, director de pol铆ticas de pobreza y bienestar social del Centro Niskanen, que trabaj贸 en una propuesta de subsidio infantil del senador Mitt Romney, est谩 de acuerdo en que buscar el origen de cualquier beneficio cognitivo que se observe es complicado.

鈥淢e cuesta trabajo dilucidar las intervenciones que, en realidad, ayudan m谩s鈥, expres贸. Por ejemplo, los expertos en pol铆ticas debaten si ciertos programas de cuidado infantil benefician de manera directa el cerebro de un ni帽o o si simplemente le permiten a la cuidadora del ni帽o tener m谩s tiempo para trabajar y aumentar el ingreso de la familia, dijo.

Pero, Noble sostiene que esa es precisamente la raz贸n por la que darles dinero a las familias en desventaja podr铆a ser la manera m谩s potente de poner a prueba el v铆nculo de la econom铆a con el desarrollo cerebral. 鈥淓s muy posible que las v铆as particulares del impacto en los ni帽os difieran de una familia a otra鈥, dijo. 鈥淧or eso, al dar a las familias la posibilidad de utilizar el dinero como mejor les parezca, no se presupone que haya una sola v铆a o un mecanismo concreto que conduzca a diferencias en el desarrollo infantil鈥.

La neurociencia tiene un historial de transformar el pensamiento social e influir en las pol铆ticas. Las investigaciones que muestran que el cerebro contin煤a madurando despu茅s de la adolescencia y hasta la mitad de los 20 a帽os han reformado las pol铆ticas relacionadas con la justicia de menores.

En otro ejemplo, la investigaci贸n sobre el desarrollo cerebral y cognitivo en ni帽os que crecieron en orfanatos rumanos desde mediados de la d茅cada de 1960 hasta la de 1990 cambi贸 la pol铆tica sobre institucionalizaci贸n y cuidado de crianza, en Rumania y en todo el mundo, dijo Charles Nelson, neurocient铆fico de Harvard y el Hospital de Ni帽os de Boston que codirigi贸 ese trabajo.

Esos estudios demostraron que la privaci贸n y la negligencia disminuyen el coeficiente intelectual y obstaculizan el desarrollo psicol贸gico en los ni帽os que permanecen institucionalizados despu茅s de los 2 a帽os, y que la institucionalizaci贸n afecta profundamente el desarrollo del cerebro, amortigua la actividad el茅ctrica y reduce el tama帽o del cerebro.

Pero ese trabajo tambi茅n subraya c贸mo los funcionarios que analizan y consumen las investigaciones, entre ellos los formuladores de pol铆ticas, tienden a darles m谩s peso a los datos cerebrales que a otros hallazgos, como muestran otros estudios. Nelson afirma que cuando presenta sus conclusiones a los funcionarios del gobierno o de las agencias de desarrollo, esos datos son 鈥渓a munici贸n m谩s s贸lida para implementar cambios en las pol铆ticas鈥, dijo. 鈥淓s una imagen muy poderosa, m谩s que si dij茅ramos, bueno, tienen un coeficiente intelectual m谩s bajo o su apego no es tan fuerte鈥. (Nelson asesora al equipo de 鈥淏aby鈥檚 First Years鈥).

La intensidad de esos datos no es necesariamente mala, dijo Noble. 鈥淪i encontramos diferencias y los datos cerebrales hacen que esas diferencias sean m谩s convincentes para las partes interesadas, entonces es importante que se incluyan鈥, dijo. Adem谩s, los datos cerebrales brindan informaci贸n valiosa, particularmente en beb茅s y ni帽os peque帽os, para quienes las pruebas conductuales de cognici贸n a menudo son inexactas o imposibles de realizar, dijo. Las diferencias cerebrales tambi茅n tienden a detectarse antes que las conductuales, dijo.

Es posible que este campo de estudio simplemente sea demasiado joven para registrar sus contribuciones a la pol铆tica, dijo Farah. Pero una mayor comprensi贸n de c贸mo los circuitos cerebrales espec铆ficos se ven afectados por la pobreza, junto con mejores herramientas para calibrar esos circuitos, puede generar intervenciones cient铆ficas que se adopten a nivel de pol铆ticas, afirm贸.

Mientras tanto, 鈥淏aby鈥檚 First Years鈥 espera abordar una pregunta m谩s amplia que ya es relevante a nivel de pol铆ticas: si la ayuda monetaria a los padres ayuda a que el cerebro de sus hijos se desarrolle de una manera que los ayude durante toda la vida.

Responder

Por favor, inicia sesi贸n con uno de estos m茅todos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: