馃槵馃くEl Arraigo馃く馃槵 creciente de los inmigrantes en Espa帽a no permite reducir su precaria situaci贸n socio-econ贸mica #Arraigo #Espa帽a #Sociedad #Econom铆a #Precariedad #Emigraci贸n #Gregoriff #UnaAlternativa1

C谩ritas y la Universidad Pont铆fica Comillas han presentado el estudio 鈥楿n arraigo sobre el alambre鈥. La integraci贸n social de la Poblaci贸n de Origen Inmigrante’

C谩ritas Espa帽ola y el Instituto Universitario de Estudios de Migraciones de la Universidad Pont铆fica Comillas han presentado este martes el estudio 鈥楿n arraigo sobre el alambre鈥. La integraci贸n social de la Poblaci贸n de Origen Inmigrante (POI)鈥. Un an谩lisis donde se analizan los resultados de una encuesta estatal llevada a cabo por ambas entidades para evaluar cu谩l ha sido en la 煤ltima d茅cada el proceso de integraci贸n de los casi ocho millones de habitantes de origen inmigrante que viven en Espa帽a.

La presentaci贸n del informe 鈥搎ue se edita dentro de la Colecci贸n Estudios de la Fundaci贸n FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y de Sociolog铆a Aplicada)鈥 ha corrido a cargo de Natalia Peiro, secretaria general de C谩ritas; Juan Iglesias, experto del IUEM de la Universidad Pontificia Comillas; y Daniel Rodr铆guez de Blas, t茅cnico del Equipo de Estudios de C谩ritas.

Elevado arraigo, pero bajos niveles de integraci贸n

Dentro del amplio an谩lisis que se aborda sobre aspectos relacionados con el grado de arraigo de estas personas, su nivel de integraci贸n socio-econ贸mica, cultural y pol铆tica, o la evoluci贸n de la buena autopercepci贸n de arraigo, el estudio revela, sobre todo, la paradoja de c贸mo, a pesar los buenos niveles de arraigo de la poblaci贸n inmigrante que vive en nuestro pa铆s, son personas con muy bajos niveles de integraci贸n econ贸mica y laboral. Hablamos de una migraci贸n que desde que lleg贸 no se ha ido y que ni siquiera en los a帽os m谩s duros de la crisis pensaron en salir de forma masiva.

Es decir, aun cuando la poblaci贸n inmigrante lleva muchos a帽os conviviendo con nosotros (13 a帽os de media y el 75% m谩s de 10 a帽os), con fuerte asentamiento familiar y dominio del idioma, con uno de cada cuatro matrimonios mixtos, sin embargo, estas personas siguen ocupando los peores puestos de trabajo y las menores retribuciones por los mismos

Como se constata en el estudio, los procesos de arraigo de los migrantes en nuestro pa铆s siguen fortaleci茅ndose. 鈥淟os datos en cuanto al nivel de asentamiento familiar, los planes de futuro, las relaciones con poblaci贸n nativa o la autopercepci贸n de arraigo indican que la poblaci贸n migrante no s贸lo est谩, es que quiere estar y quiere quedarse con nosotros. Son parte de ese nosotros鈥, ha se帽alado Daniel Rodr铆guez.

Segregaci贸n laboral y econ贸mica

La poblaci贸n de origen inmigrante ocupa en mayor medida puestos en los sectores m谩s precarizados y en los puestos de trabajo m谩s bajos del mercado laboral. Y como tambi茅n refleja el estudio, la explicaci贸n a esta segregaci贸n laboral no puede buscarse en el capital humano, ya que los niveles de formaci贸n de la poblaci贸n migrante son altos y s贸lo sensiblemente m谩s bajos que los de la poblaci贸n nativa.

La segregaci贸n tiene lugar sobre todo en el nivel de rentas, es decir, en el volumen de ingresos. As铆, la poblaci贸n migrante obtiene unos ingresos medios muy por debajo de la media nacional, lo que genera gran inestabilidad vital y material en la mayor铆a de la poblaci贸n inmigrante. De hecho, la tasa de exclusi贸n entre los no nacidos en Espa帽a es m谩s del doble que entre los espa帽oles de nacimiento.

Son las mujeres inmigrantes las que, en mayor medida, representa esa paradoja, al encarnar los 铆ndices m谩s altos de arraigo y las situaciones m谩s severas de segregaci贸n econ贸mico laboral. 

Contribuyentes claves al Estado del Bienestar

Estas situaciones objetivas de pobreza y exclusi贸n justificar铆an por s铆 solas que las personas de origen inmigrante acudieran en mayor medida a la protecci贸n social del Estado de Bienestar, pero, lejos de lo que pudiera sostenerse desde prejuicios estereotipados, el estudio constata que la poblaci贸n inmigrante no s贸lo no abusa de los sistemas de protecci贸n, sino que adem谩s es un contribuidor clave.

La poblaci贸n inmigrante es eminentemente joven y activa, aspectos que, en un contexto demogr谩fico de claro envejecimiento como el espa帽ol, tienen una importancia vital. La juventud de la inmigraci贸n se traduce en mayores tasas de natalidad y menor utilizaci贸n de determinados servicios, como el sanitario. 

Patr贸n mixto de integraci贸n cultural

Asimismo, la investigaci贸n confirma que la poblaci贸n inmigrante desarrolla un patr贸n de integraci贸n cultural mixto. Es decir, en su actuar cotidiano, en su forma de vestir, su alimentaci贸n, sus normas familiares, etc. combina tanto patrones culturales de sus pa铆ses de origen como costumbres adquiridas y aprendidas aqu铆. As铆, tanto las tesis que defienden que los inmigrantes viven de espaldas a la sociedad de acogida como las asimilacionistas se muestran como realidades minoritarias. Para los autores del informe, 鈥渟on m谩s una interpretaci贸n del hecho que una observaci贸n en s铆 misma鈥.

La poblaci贸n inmigrante vive y se relaciona con la poblaci贸n nativa y, en general, esas relaciones son buenas y cordiales. Y conforme m谩s tiempo permanecen los inmigrantes en nuestro pa铆s, se generan un mayor n煤mero de v铆nculos significativos con la poblaci贸n nativa, pasando de compartir espacios p煤blicos a convertirnos, unos y otros, en personas de referencia, amigos o parejas.

鈥淓stas relaciones m谩s estrechas son claves para lograr verdaderos procesos de integraci贸n鈥, afirma Daniel Rodr铆guez. 鈥淓ste tipo de relaciones, denominadas capital social, son m谩s comunes entre nativos e inmigrantes cuanto m谩s tiempo pasan estos 煤ltimos en nuestro pa铆s, aunque menos extensas e intensas de lo que son entre los inmigrantes y nativos entre s铆 en dos entornos sociales diferenciados鈥, a帽ade.

Baja conflictividad 茅tnica

Para entender por qu茅 se ha mantenido cierta cohesi贸n social y se ha contenido la conflictividad 茅tnica, en el estudio se subrayan distintas cuestiones. En primer lugar, entre la poblaci贸n migrante se asume un rol de cierta inferioridad con respecto a la poblaci贸n nativa. Ya sea por la necesidad de cotizar para mantener sus permisos en regla, por la obligatoriedad de obtener ingresos mensuales ante la falta de ahorros o por la necesidad de mandar dinero para mantener a las familias en sus pa铆ses de origen (o por todas ellas a la vez), la poblaci贸n migrante se ve obligada a asumir empleos en los sectores m谩s precarios y en los puestos de m谩s baja retribuci贸n salarial.

Los autores del estudio apuestan por el retorno a unas pol铆ticas de integraci贸n que reduzcan las desigualdades entre ciudadanos y que, para ser inclusivas y efectivas, no tengan el apellido de ning煤n colectivo m谩s all谩 que el de la globalidad de las personas y familias m谩s vulnerables de nuestra sociedad.

Algunos datos del estudio

Juan Iglesias detall贸 en la rueda de prensa las principales constataciones de la investigaci贸n realizada y que agrup贸 en nueve apartados.

1. La gran mayor铆a de la POI ha permanecido en Espa帽a durante estos a帽os, lo que rompe esa imagen interesada de aves de paso o trabajadores temporales. Al comienzo de la crisis (enero de 2009), hab铆a 6,78 millones de personas de origen extranjero en Espa帽a, el 14,5% de la poblaci贸n total espa帽ola. En enero de 2020, la poblaci贸n de origen inmigrante representa ya el 16,32% de la poblaci贸n total, 7,74 millones de habitantes.

Se trata de un crecimiento en dos fases caracterizado, primero, por un fuerte ajuste del fen贸meno migratorio al contexto de crisis y una progresiva recuperaci贸n entre 2014 y 2020 al hilo de la progresiva recuperaci贸n econ贸mica con devaluaci贸n salarial, donde la mano de obra inmigrante volvi贸 a ser un motor clave de la econom铆a.

2. 驴De qu茅 inmigraci贸n hablamos?

Si nos centramos en el origen 茅tnico-nacional, hay que hablar a la vez, de concentraci贸n en torno al origen latinoamericano 鈥41% del total y casi el 6% de la poblaci贸n total en Espa帽a (INE 2019)鈥, y de la relevancia de la inmigraci贸n de origen marroqu铆 (1,02 millones en 2020). Y de una fuerte diversificaci贸n interna (m谩s de 50 comunidades nacionales que cuentan con una poblaci贸n de m谩s de 10.000 personas) (INE 2019).

Junto a ello, la inmigraci贸n en Espa帽a se ha feminizado ligeramente, volviendo las mujeres a ser mayoritarias: 52%, un 3,5% m谩s que en el a帽o 2009. Otro rasgo central de la POI es su juventud. As铆, la edad media de los inmigrantes en Espa帽a es de 36 a帽os, frente a los 44 a帽os de los nacionales (INE 2019). Un envejecimiento relativo que se refleja en el peso de la poblaci贸n mayor de 65 a帽os: un 22% en el caso de los nativos, frente al 8% de los inmigrantes.

En cuanto al nivel de estudios, cabe destacar que los niveles educativos de los inmigrantes son altos y muy similares a los de la poblaci贸n espa帽ola, que no permiten explicar las enormes diferencias ocupacionales y de ingresos existentes. As铆, por ejemplo, la poblaci贸n espa帽ola con estudios universitarios represente el 29% del total. Un porcentaje que es el del 23% en el caso de los extranjeros y un 20% en el caso de los latinoamericanos (EPA-INE. 2017).

En t茅rminos territoriales, la inmigraci贸n, a pesar de que se ha distribuido por el conjunto del pa铆s, sigue especialmente concentrada en dos focos: las 谩reas metropolitanas de Madrid y de Barcelona y el extenso arco costero que va de Huelva a Girona, y que est谩 asociado a la actividad agroindustrial y tur铆stica (30%). La mayor铆a de la POI, adem谩s, se ha insertado en los barrios obreros y populares.

3. El Fuerte Arraigo de la POI en la sociedad espa帽ola

驴Cu谩les son los rasgos claves que lo muestran?

鈥 Un tiempo de estancia elevado. Un 74% de la POI cuenta con m谩s de 10 a帽os de estancia, y un 42% con m谩s de 15 a帽os.

鈥 Un acusado proceso de asentamiento familiar en torno a hogares familiares 芦fuertes禄 y numerosos, m谩s voluminosos, de hecho, que los hogares de los espa帽oles: el tama帽o medio de los hogares inmigrantes es de 3,34 personas, mientras, el tama帽o medio de los hogares en Espa帽a es de 2,49 personas por hogar.

鈥 Se ha agudizado y consolidado el paso de los pisos funcionales e instrumentales de los primeros tiempos, a las 芦casas禄 familiares actuales. De hecho, los hogares instrumentales, formados por personas no parientes que comparten los gastos dom茅sticos y de alojamiento, representan tan solo el 12% del total de hogares.

鈥 Un intenso proceso de naturalizaci贸n/nacionalizaci贸n que alcanza, ya, a 1 de cada 3 inmigrantes (33%). Un 36% en el caso de las mujeres y 30% en el de los hombres. Y un 54% en el caso de los inmigrantes de origen latinoamericano. Al mismo tiempo, se registra una reducci贸n del espacio de irregularidad administrativa que, a pesar de su importancia cualitativa, apenas representa el 7% del total.

鈥 Un elevado y generalizado dominio del idioma castellano, incluyendo aquellos or铆genes donde dicho idioma no es la lengua madre. De hecho, un 88% de la POI habla bien (13%) o muy bien (75%) el castellano. Por el contrario, apenas, un 4% de la POI manifiesta un nivel bajo o muy bajo en el manejo oral del castellano (ENPOI 2017).

鈥 Proyectos vitales y 鈥渕igratorios鈥 muy orientados hacia la permanencia y el establecimiento en el pa铆s. El 62% de la POI tiene la intenci贸n de quedarse y arraigar en el pa铆s. Adem谩s, la mayor铆a de la POI, 69%, no env铆a remesas a sus pa铆ses de origen. Adem谩s, un 23% de las parejas y matrimonios de la POI son uniones mixtas (nativo-origen inmigrante).

鈥 Una alta percepci贸n subjetiva de arraigo, integraci贸n y pertenencia a la sociedad espa帽ola: el 94% de la POI en Espa帽a tienden a sentirse y percibirse integrada en el pa铆s y un 66% de los inmigrantes tienden a percibirse a s铆 mismos como miembros de la sociedad espa帽ola.

4. Una integraci贸n socio-econ贸mica precaria

La mayor铆a de la POI sigue estando fuertemente concentrada y segregada en la parte baja de la estructura social espa帽ola:

鈥 La gran mayor铆a de los trabajadores inmigrantes (75%) desempe帽an ocupaciones obreras elementales: un 17% trabajos de cuidados, un 42% otras ocupaciones b谩sicas como pe贸n construcci贸n, camarero, ayudante de cocina, pe贸n agr铆cola, etc., y un 16% ocupaciones obreras cualificadas. Solo el 25% de los trabajadores inmigrantes se ocupan en empleos de servicios de cualificaciones medias y altas.

鈥 Movilidad social ascendente reducida y limitada: la gran mayor铆a de los trabajadores inmigrantes que se ocuparon en trabajos elementales al llegar en Espa帽a (60 de 81) siguen enclaustrados en ellos despu茅s de tres lustros de estancia media en el pa铆s

鈥 Un estatuto laboral fuertemente precarizado: la gran mayor铆a de los trabajadores de origen inmigrante (73%, el 75% en el caso de las mujeres) est谩n expulsados de la Norma Social de Empleo (NSE, que conlleva contrato indefinido + jornada completa) b谩sica y nuclear de nuestras sociedades; una alta incidencia de la informalidad laboral, 11% del total; elevada incidencia del desempleo, ya que solo un 60% de los trabajadores inmigrantes est谩n ocupados durante todo el a帽o, mientras que el 40% restante sufren periodos de desempleo; la alta temporalidad: alrededor del 40% de los ocupados inmigrantes tienen contratos temporales, el doble que el de los trabajadores espa帽oles, 22%; salarios bajos e irregulares: el salario medio, 926 鈧 mensuales, un 38% menor del que el de los trabajadores espa帽oles, que es de 1.477 euros mensuales.

鈥 Ingreso bajos y fuerte incidencia de la pobreza. El ingreso medio mensual de los hogares inmigrantes en Espa帽a es de 1.771 euros mensuales, frente a los 3.297 euros mensuales de los hogares espa帽oles (un 46% inferior). Estos bajos ingresos explican el fuerte impacto de la pobreza en la POI: entre un tercio y la mitad de los inmigrantes se encuentran en situaci贸n de pobreza y exclusi贸n social, unos niveles que, al menos, doblan los 铆ndices de pobreza de la poblaci贸n nativa.

鈥 La POI est谩 infrarrepresentada en los esquemas de protecci贸n social de nuestra sociedad, a pesar de ser m谩s vulnerables y contribuir de forma activa y neta al sistema. Solo un 15,5% de los hogares inmigrantes en Espa帽a reciben ingresos 鈥渟ociales鈥 鈥搑entas m铆nimas, prestaciones desempleo, pensiones, becas, ayudas de organizaciones sociales, etc.- y solo un 12,3% de ellos rentas procedentes del sistema p煤blico. En el sistema p煤blico de desempleo, solo 29 de cada 100 trabajadores extranjeros en paro reciben alg煤n tipo de prestaci贸n, mientras que en el caso de la poblaci贸n espa帽ola parada ese porcentaje es del 50%.

5. Precaria pero estructural

La inmigraci贸n, a pesar de su precariedad, es un fen贸meno estructural, esto es, est谩 indisolublemente unida a la din谩mica social, econ贸mica y demogr谩fica estructural del pa铆s, que se ha convertido en un eje fundamental del desarrollo econ贸mico y social espa帽ol. 4 datos de esto:

鈥 La inmigraci贸n en Espa帽a crece en tiempos de expansi贸n debido a la demanda de trabajo inmigrante y se ralentiza y ajusta en tiempos de crisis y recesi贸n. Su din谩mica est谩 profundamente imbricada con los ciclos y el patr贸n de crecimiento de la econom铆a espa帽ola. De hecho, entre los a帽os 2014-2018, la ocupaci贸n de la poblaci贸n extranjera crece el doble que la ocupaci贸n nativa, un 10,25% frente a un 4,45%.

鈥 El trabajo barato y flexible de la inmigraci贸n se ha convertido en el n煤cleo asalariado central de nuestro modelo de crecimiento intensivo basado en sectores de baja productividad.

鈥 El trabajo inmigrante, especialmente el trabajo femenino, se ha convertido en el recurso central que permite organizar y costear las tareas dom茅sticas y de cuidado, esenciales en una sociedad tan envejecida como la espa帽ola.

鈥 La inmigraci贸n, debido a su alta tasa de actividad (72% frente a un 57% espa帽oles) y a su juventud, se ha convertido en un recurso indispensable para la sostenibilidad y el equilibrio de nuestro sistema de bienestar social, especialmente del sistema de pensiones. Hablamos de una inmigraci贸n que es contribuyente neta de nuestro sistema de bienestar social.

6. Integraci贸n socio-cultural

Frente al extendido estereotipo de que la inmigraci贸n vive enclaustrada en un mundo relacional y cultural propio al margen de la poblaci贸n nativa, un 73% utilizan tanto la tradici贸n propia como la aut贸ctona en lo relativo a la forma de vestir., un 71% en la forma de comer, un 70% en sus celebraciones y fiestas, un 65% en las normas familiares y un 61% en la relaci贸n y normas de comportamiento con sus hijas.

7. Una integraci贸n sociopol铆tica baja

Los niveles de participaci贸n socio-pol铆tica de la POI son, a煤n, limitados, lo que trunca su reconocimiento como ciudadanos y la expresi贸n de sus leg铆timos intereses dentro de la sociedad. As铆, por ejemplo, en las elecciones locales, las de mayor participaci贸n, solo vota el 20% de la POI; un 26% son abstencionistas, pudiendo votar; y un alt铆simo 54% no tienen derecho a voto.

8. 驴Ha crecido el sentimiento anti-inmigrante en Espa帽a?

Al principio de la crisis, se vaticin贸 que la precariedad y los recortes sociales, junto al elevado volumen de la POI, provocar铆an el crecimiento del racismo y la hostilidad en Espa帽a. Sin embargo, los datos durante estos a帽os no han corroborado esa hip贸tesis.

Los datos de la ENPOI corroboran que las relaciones entre nativos e inmigrante, marcadas por el contacto directo y habitual en la vida cotidiana, siguen siendo cordiales a pesar de la crisis, aunque han subido los discursos nativistas y existen situaciones de hostilidad.

La pregunta que surge es c贸mo es posible que en el contexto de crisis y precariado tan intenso que se ha vivido en Espa帽a las relaciones de convivencia no se hayan deteriorado.

En el estudio ofrecemos dos hip贸tesis y un aviso. La primera viene a decir que el prejuicio y la hostilidad 茅tnica no han crecido porque, sencillamente esa ausencia de conflicto abierto en la relaci贸n entre ambas poblaciones obedece a una intensa segregaci贸n laboral y econ贸mica.

La segunda hip贸tesis afirma que el crecimiento de la hostilidad inmigrante y su expresi贸n pol铆tica se ha visto frenado en Espa帽a, a diferencia de lo ocurrido en otros pa铆ses europeos, por la actuaci贸n de una serie de factores claves, como son las pol铆ticas p煤blicas de integraci贸n, el consenso pol铆tico de la transici贸n, el origen latinoamericano de la POI, la memoria inmigrante en los barrios populares, la complementariedad laboral, etc.

Y el aviso es que, pese a la actual coexistencia tranquila en los barrios populares entre ambas poblaciones, existe, especialmente entre la poblaci贸n nativa trabajadora, un profundo malestar social producto del crecimiento del precariado y del deterioro de las oportunidades vitales en la 煤ltima d茅cada. Este malestar social en cualquier momento puede verse etnificado, esto es, explicado desde y por la presencia de inmigrantes, y no por la actuaci贸n de determinadas pol铆ticas estructurales De hecho, hay algunas propuestas que en el 煤ltimo ciclo electoral espa帽ol han roto el consenso de la transici贸n, intentando etnificar el conflicto social al se帽alar a la poblaci贸n inmigrante como responsable de la cuesti贸n social.

9. La poblaci贸n refugiada, 芦furg贸n de cola禄 del proceso de integraci贸n.

Los refugiados, a pesar de su firme y mayoritaria apuesta por asentarse en Espa帽a, tienen un grado de arraigo que est谩 muy por debajo de los niveles de la POI: una fuerte tasa de irregularidad (40%) y temporalidad administrativa (54%); un menor dominio del idioma, una mayor indefinici贸n de sus proyectos migratorios, una menor percepci贸n subjetiva de integraci贸n y pertenencia, etc.

En t茅rminos de integraci贸n socio-econ贸mica, los refugiados representan la 芦煤ltima estaci贸n禄 del intenso proceso de precarizaci贸n que est谩 presente en la sociedad espa帽ola, por debajo de la POI y de sus comunidades m谩s precarizadas, y muy lejos de los niveles medios de la poblaci贸n nativa. As铆, 8 de cada 10 refugiados trabajan en ocupaciones elementales, solo 6 de cada 100 refugiados est谩n dentro de la NSE -contrato indefinido a tiempo completo-, un 40% son informales, el 60% atraviesan periodos prolongados de desempleo durante el a帽o. Un salario mensual medio que est谩 claramente por debajo del SMI -686 euros mensuales-.

Natalia Peiro: 芦Anclas que nos impidan ir a la deriva禄

鈥淓n 茅pocas de m谩xima incertidumbre como la que vivimos en la actualidad conviene buscar anclas que nos impidan ir a la deriva y br煤julas que nos indiquen el norte, como sucede con este estudio鈥, afirm贸 Natalia Peiro durante a la presentaci贸n del estudio. 鈥淎nclas 鈥揺xplic贸鈥 como la Declaraci贸n de Derechos Humanos que en su Art铆culo 13 dice que toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado, y a salir de cualquier pa铆s, incluso el propio, y a regresar a su pa铆s鈥.

鈥淧ara nosotros 鈥揹ijo鈥攅s importante evidenciar las enormes dificultades de las personas migrantes para obtener una autorizaci贸n de residencia y trabajo y la enorme sencillez con que 茅sta se pierde. Y aunque aplaudimos que se hayan tomado algunas medidas que permitan que no aumente la irregularidad sobrevenida como consecuencia de la Covid 19, consideramos que la normativa de extranjer铆a deber ser revisada con el objetivo de evitar que las personas extranjeras vivan en permanente riesgo de caer, de nuevo, en la irregularidad鈥.

La secretaria general de C谩ritas abog贸 por 鈥渦na sociedad que acoja y proteja a los millones de migrantes que viven con nosotros, haci茅ndoles sentir que no est谩n solos, y por promover e integrar, construyendo juntos un futuro mejor鈥.

鈥淩eafirmo el compromiso firme y sostenido de C谩ritas con las personas migrantes, y no s贸lo en nuestro pa铆s. C谩ritas est谩 presente en casi todos los lugares del mundo, acompa帽ando desde el origen, acompa帽ando el tr谩nsito, acompa帽ando en el destino, siempre desde el enfoque de derechos humanos, porque una persona migrante, un solicitante de asilo, una persona refugiada no ‘pierde sus derechos por el camino’ sino que es sujeto de derechos ah铆 d贸nde est谩, por el hecho de ser persona鈥,

Responder

Por favor, inicia sesi贸n con uno de estos m茅todos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: